miércoles, 26 de noviembre de 2008

*Siempre hay una vela encendida**

vela

Me gusta leer de grande los cuentos que no pude leer de niña, ya que situaciones en mi vida, me hicieron adulta siendo todavía muy chica. Este cuento de navidad es uno de los que más me gusta, espero sea del agrado de ustedes.


Se dice que, cuando los pastores se alejaron y la quietud volvió, el niño del pesebre levantó la cabeza y miró la puerta entreabierta. Un muchacho joven, tímido, estaba allí, temblando y temeroso.
- Acércate- le dijo Jesús- ¿Por qué tienes miedo?
- No me atrevo... no tengo nada para darte.
- Me gustaría que me des un regalo – dijo el recién nacido.
El pequeño intruso enrojeció de vergüenza y balbuceó:
- De verdad no tengo nada... nada es mío, si tuviera algo mío, te lo daría... mira.
Y buscando en los bolsillos de su pantalón andrajoso, sacó una hoja de cuchillo herrumbrada que había encontrado.
- Es todo lo que tengo, si la quieres, te la doy...
- No - contestó Jesús- guárdala. Querría que me dieras otra cosa. Me gustaría que me hicieras tres regalos.
- Con gusto – dijo el muchacho- pero... ¿qué?
- Ofréceme el último de tus dibujos.
El chico, cohibido, enrojeció. Se acercó al pesebre y, para impedir que María y José lo oyeran, murmuró algo al oído del Niño Jesús:
- No puedo... mi dibujo es horrible... ¡nadie quiere mirarlo... !
- Justamente, por eso lo quiero... siempre tienes que ofrecerme lo que los demás rechazan y lo que no les gusta de ti. Además quisiera que me dieras tu plato.
- Pero... ¡lo rompí esta mañana! – tartamudeó el chico.
- Por eso lo quiero... Debes ofrecerme siempre lo que está quebrado en tu vida, yo quiero arreglarlo... Y ahora insistió Jesús- repíteme la respuesta que le diste a tus padres cuando te preguntaron como habías roto el plato.
El rostro del muchacho se ensombreció, bajó la cabeza avergonzado y, tristemente, murmuró:
- Les mentí... Dije que el plato se me cayó de las manos, pero no era cierto... ¡estaba enojado y lo tiré con rabia!
- Eso es lo que quería oírte decir dijo Jesús- Dame siempre lo que hay de malo en tu vida, tus mentiras, tus calumnias, tus cobardías, tus crueldades. Yo voy a descargarte de ellas... No tienes necesidad de guardarlas... Quiero que seas feliz y siempre voy a perdonarte tus faltas. A partir de hoy me gustaría que vinieras todos los días a mi casa.

La enseñanza de este bello cuento es que no debemos olvidar que por muy oscuro que parezca nuestra vida, siempre hay una luz en nuestro camino.
Lleva la luz de esta vela encendida en tu corazón, Dios es amor.
"No existe oscuridad
en el planeta Tierra
que pueda apagar
la luz de una vela."

La Navidad no es un cuento y su autor es: Ariel David Busso.

2 comentarios:

Roberto Esmoris Lara dijo...

Es un sencillo y hermoso relato con todo el espíritu de la navidad.
Lástima que la metralla hace casi inaudible la voz del niño de Belén, que aún está en nosotros. Que esa vela encendida lo ilumine siempre...
Y como el zorzal, mi niño Jesús
yo te cantaría para velar
tu sueño feliz, porque al despertar
ya comenzarás a llevar la cruz


(zamba popular argentina)

Besos y abrazos, enorme compañera

REL

Hada Saltarina dijo...

Me ha gustado mucho este relato.
Besos para ti


MusicPlaylistView Profile
Create a playlist at MixPod.com

Un Saludo a los visitantes del Cosmos

Buda y mi Acuario

*Azabache mi gatica*

Pasa el mouse sobre mi gata y verás como juega.

Sutil vuelo de mariposas


sol de Tiende el sol en tu ventana, para que siempre tengas claridad en tu vida. ♪ ♫ Sol y Luna ♪ ♫

*Mis amigos


Aprendamos de ellos